viernes, 12 de abril de 2019

SANTA MISA DIARIA 12 DE ABRIL- TIEMPO DE CUARESMA 2019


PRIMERA LECTURA
El Señor está a mi lado como guerrero poderoso.
Del libro de Jeremías 20, 10-13
Oía yo a la gente difamar y sembrar el pavor en torno mío. “Denúncienlo –decían–, vamos a acusarlo”. Me acechaban todos mis amigos, para ver si daba un paso en falso. “A ver si lo convencemos y lo dominamos, y nos vengamos de él”. Pero conmigo está el Señor, indomable guerrero. Los que me persiguen serán quienes tropiecen y fracasen. Sentirán la confusión de su fracaso, los cubrirá la ignominia que no desaparece ni se olvida. Señor omnipotente, que disciernes lo justo y conoces la intimidad del corazón, yo he de ver cómo me haces justicia, pues a ti encomendé mi causa. Así pues, canten al Señor, entonen su alabanza, porque Él libra al desvalido de las garras del malvado.
Palabra de Dios.
SALMO RESPONSORIAL
Del salmo 17
R/. En el peligro invoqué al Señor, y me escuchó.
• Yo te amo, Señor; tú eres mi fortaleza, Señor, mi roca, mi alcázar, mi libertador.  R/.
• Dios mío, mi escudo y peña en que me amparo, mi fuerza salvadora, mi baluarte. Invoco al Señor de mi alabanza y quedo libre de mis enemigos. R/.
• Me cercaban olas mortales, torrentes destructores me aterraban, me envolvían las redes del abismo, me alcanzaban los lazos de la muerte.  R/. 
• En el peligro invoqué al Señor, grité a mi Dios: desde su templo Él escuchó mi voz y mi grito llegó a sus oídos.  
R/.
EVANGELIO
Trataron de apoderarse de Jesús, pero se les escapó de las manos.
Del Evangelio según san Juan 10, 31-42
Al oír lo que Jesús decía en el atrio del templo, los judíos agarraron piedras otra vez para apedrearlo. Jesús les dijo: “Muchas obras buenas he hecho entre ustedes por encargo de mi Padre: ¿por cuál de ellas me van a apedrear?”. Los judíos le respondieron: “No vamos a apedrearte por ninguna obra buena, sino porque has dicho una blasfemia, pues siendo hombre
te haces Dios”. Jesús les respondió: “En su Ley está escrito: ‘Yo declaro que son dioses’. Es decir, que Dios llamó ‘dioses’ a aquellos a quienes dirigía esas palabras, y lo que dice la Escritura no se puede negar. ¿Por qué, entonces, me acusan de blasfemia por haber dicho que soy Hijo de Dios, siendo así que el Padre me santificó y me envió al mundo? Si no hago las obras de mi Padre, no me crean; pero como las hago, si no me creen a mí, crean a las obras. Así llegarán a convencerse de que el Padre vive en mí y yo vivo en el Padre”. Una vez más trataron de apoderarse de Él, pero se les escapó de las manos y se fue de nuevo al otro lado del Jordán, al lugar donde antes había estado Juan bautizando, y allí se quedó. Muchos fueron a donde Él y decían: “Es cierto que Juan el Bautista no hizo ningún milagro, pero todo lo que dijo él de Jesús era verdad”. Y muchos allá creyeron en Jesús.
 Palabra del Señor.

miércoles, 10 de abril de 2019

SANTA MISA DIARIA 10 DE ABRIL- TIEMPO DE CUARESMA 2019

PRIMERA LECTURA
Dios mandó a su ángel para liberar a sus siervos.
De la profecía de Daniel 3, 14-20.49-50.91-92.95
El rey Nabucodonosor mandó llamar a los tres jóvenes judíos llamados Sadrac, Mesac y Abednegó, y les preguntó: “¿Es cierto que ustedes no adoran a mis dioses ni veneran la estatua de oro que mandé hacer? Vamos a ver si, tan pronto como oigan música de trompeta, de oboe, de cítara, de laúd, de arpa, de flauta y de cualquier otro instrumento, están dispuestos a postrarse para adorar la estatua que mandé hacer; si no lo hacen, los arrojarán de inmediato al horno encendido; y veremos si hay dios que los libre de mis manos”. Los jóvenes contestaron: “Majestad, a eso no tenemos por qué responder. Si el Dios a quien nosotros adoramos es capaz de librarnos de las llamas del horno, Él nos librará de tus manos. Y aunque no lo haga, te hacemos saber, majestad, que nosotros no adoraremos a tu dios ni veneraremos la estatua de oro que mandaste hacer”. Nabucodonosor, furioso contra ellos y rojo de ira, mandó calentar el horno siete veces más de lo acostumbrado y ordenó a algunos de los soldados más fuertes de su ejército que los ataran y los echaran al horno encendido. Más adelante, lleno de espanto, se levantó el rey precipitadamente y preguntó a sus consejeros: “¿No eran tres los hombres que arrojamos atados al horno?”. “Así es, majestad” –le respondieron–. Y él replicó. “Pues yo veo cuatro hombres desatados que caminan en medio del fuego sin que les pase nada, y el cuarto parece un ángel”. Entonces exclamó el rey: “¡Bendito sea el Dios de Sadrac, Mesac y Abednegó, que envió un ángel a salvar a sus siervos, que, confiando en Él, desobedecieron el decreto real y arriesgaron sus vidas antes que postrarse a adorar a cualquier dios distinto del suyo!”.
Palabra de Dios.
SALMO RESPONSORIAL
Del salmo 3
R/. A ti gloria y alabanza por los siglos.
• Bendito eres, Señor, Dios de nuestros padres, bendito tu nombre santo y glorioso. R/.
• Bendito eres en el templo de tu santa gloria, bendito eres sobre el trono de tu reino. R/.
• Bendito eres tú, que, sentado sobre querubines, sondeas los abismos, bendito eres en la bóveda del cielo. R/.
EVANGELIO
Si el Hijo los hace libre, serán libres de verdad.
Del Evangelio según san Juan 8, 31-42
A los judíos que habían aceptado su enseñanza les dijo Jesús: “Si se mantienen fieles a mis palabras, serán de veras discípulos míos, y conocerán la verdad y la verdad los hará libres”. Ellos le replicaron: “Nosotros somos hijos de Abrahán, nunca hemos sido esclavos de nadie. ¿Por qué dices que llegaremos a ser libres?”. Jesús les respondió: “Les aseguro que todo el que comete pecado es esclavo del pecado. Y el esclavo no puede quedarse siempre en la casa; el hijo sí se queda siempre. Por eso, si el Hijo los hace libres, serán libres de verdad. Ya sé que son hijos de Abrahán. Pero son incapaces de aceptar mis palabras y por eso me buscan con intenciones de matarme. Yo digo lo que he visto en mi Padre; ustedes hacen lo que su padre les mandó”. Le replicaron ellos: “Nuestro padre es Abrahán”. Jesús les dijo: “Si fueran hijos de Abrahán, harían las obras que él hizo. Pero me buscan con intenciones de matarme, porque les he dicho la verdad que me ha mandado decir Dios. Eso no fue lo que hizo Abrahán. Ustedes hacen las obras de su padre”. Ellos le dijeron: “Nosotros no somos bastardos. Tenemos un solo Padre, y ese Padre es Dios”. Jesús les replicó: “Si Dios fuera su Padre, me amarían a mí, porque yo procedo de Dios y de Él vengo. No estoy aquí por propia iniciativa, sino que soy su enviado”.
 Palabra del Señor.

martes, 9 de abril de 2019

SANTA MISA DIARIA 9 DE ABRIL- TIEMPO DE CUARESMA 2019


PRIMERA LECTURA
Si alguien es mordido y mira la serpiente de bronce, quedará curado.
Del libro de los Números 21, 4-9
El pueblo de Israel salió del monte Hor en dirección al Mar Rojo, dando un rodeo para no pasar por el territorio  de Edom. Y extenuado de tanto caminar, habló contra Dios y contra Moisés. Decían: “¿Por qué nos sacaron de Egipto a morir en el desierto? No tenemos ni pan ni agua, y ya nos repugna esa comida sin sustancia”. Por eso envió el Señor contra el pueblo serpientes venenosas, que los mordían, y así murieron muchos israelitas. Entonces el pueblo acudió a Moisés diciendo: “Hemos pecado hablando contra el Señor y contra ti. Pídele al Señor que aleje de nosotros las serpientes”. Oró, pues, Moisés al Señor por el pueblo, y el Señor le respondió: “Haz una serpiente como esas, y colócala en un estandarte; los que sean mordidos de serpientes quedarán sanos al mirarla”. Y Moisés hizo una serpiente de bronce y la colocó en un estandarte. Cuando una serpiente mordía a uno, volvía él la mirada a la serpiente de bronce y quedaba curado.
Palabra de Dios.
SALMO RESPONSORIAL
Del salmo 101
R/. Levántate, Señor, que ya es tiempo de misericordia.
• Señor, escucha mi oración, que mi grito llegue hasta ti; no me escondas tu rostro el día de la desgracia. R/.
• Inclina tu oído hacia mí; cuando te invoco, escúchame en seguida. Los gentiles temerán tu nombre, los reyes del mundo, tu gloria. R/.
• Cuando el Señor reconstruya Sion, y aparezca en su gloria, y se vuelva a las súplicas de los indefensos, y no desprecie sus peticiones, quede esto escrito para la generación futura.  R/.
• Y el pueblo que será creado alabará al Señor: Que el Señor ha mirado desde su excelso santuario, desde el cielo se ha fijado en la tierra, para escuchar los gemidos de los cautivos y librar a los condenados a muerte. R/.
EVANGELIO
Cuando hayan levantado al Hijo del hombre, entenderán quién soy yo.
Del Evangelio según san Juan 8, 21-30
Volvió a hablar Jesús a los judíos y les dijo: “Yo me voy, y me buscarán, pero morirán en su pecado. A donde yo voy, no pueden ir ustedes”. Los judíos comentaban: “¿Será que va a matarse y por eso dice que a donde va Él no podremos ir nosotros?”. Él les dijo: “Ustedes son de aquí abajo, yo soy de allá arriba. Ustedes son de este mundo, yo no soy de este mundo. Con razón les dije que morirían en su pecado, porque si no creen ni comprenden quién soy yo, morirán por sus pecados”. Ellos le dijeron: “¿Y quién eres tú?”. Jesús les contestó: “No hay para qué seguirles hablando. Tendría que decir de ustedes muchas cosas que los condenan. Pero vengo enviado por el Dios veraz, y así prefiero transmitir al mundo su mensaje”. Ellos, sin embargo, no entendieron que para Él Dios era su Padre. Les dijo, pues, Jesús: “Cuando hayan levantado al Hijo del hombre, entenderán quién soy yo y que no hago nada por mi propia cuenta, sino que digo lo que me enseñó mi Padre. El que me envió está conmigo, y no me deja solo, porque yo hago siempre lo que a Él le agrada”. Cuando Jesús dijo estas cosas, muchos creyeron en Él.
 Palabra del Señor.

lunes, 8 de abril de 2019

Angelus Dominical- 7 de abril- V Domingo del Tiempo Ordinario



Papa: no tengamos miedo de pedir perdón a Jesús, Él abre la puerta a una vida nueva

Debemos "dejar caer de nuestras manos las piedras de denigración y de la condena, de las habladurías que a veces queremos lanzar contra los demás”, porque, como constató el Papa este domingo "cuando hablamos mal de los demás, tiramos piedras". En cambio, debemos pedir perdón a Jesús y abrirnos a una vida nueva

SANTA MISA DIARIA 8 DE ABRIL- TIEMPO DE CUARESMA 2019


PRIMERA LECTURA
La inocencia de Susana.
De la profecía de Daniel (Forma breve: 13, 41c-62)
En aquellos días, la asamblea condenó a Susana a muerte. Susana gritó con todas sus fuerzas: “¡Dios eterno, que conoces las cosas ocultas, que lo sabes todo antes que suceda, tú sabes que estos hombres han declarado falsamente contra mí! ¡Y ahora tengo que morir, a pesar de no haber cometido nada de lo que han inventado contra mí estos malvados!”. El Señor escuchó los gritos de Susana. Y mientras la llevaban para ejecutarla, Dios infundió su santo espíritu en un jovencito llamado Daniel que gritó con todas sus fuerzas: “¡Yo no me hago responsable de la muerte de esta mujer!”. Todos se volvieron a mirarlo y le preguntaron: “¿Qué pasa, qué estás diciendo?”. Él se puso en medio de todos y les dijo: “¿Están locos, israelitas, que condenan a una mujer de nuestro pueblo sin averiguar ni examinar bien el asunto? Vuelvan al tribunal, porque lo que estos hombres declararon contra ella es falso”. La gente volvió a toda prisa y los otros ancianos le dijeron a Daniel: “Ven, siéntate con nosotros e infórmanos, pues Dios te ha dado la autoridad de un anciano”. Daniel dijo: “Separen a los dos viejos a buena distancia el uno del otro, que los voy a interrogar”. Cuando los separaron, mandó llamar al primero y le dijo: “Viejo en años y en maldad, ahora van a recaer sobre ti tus pecados pasados, cuando dictabas sentencias injustas condenando a los inocentes y absolviendo a los culpables, a pesar de que el Señor dice: ‘No condenes a muerte al inocente, que no tiene culpa’. Si es cierto que la viste pecar, dime debajo de qué árbol los viste juntos”. El viejo respondió: “Debajo de un castaño”. Y Daniel le replicó: “¡Muy bien! Dijiste una mentira que te va a costar la cabeza. ¿Conque debajo de un castaño? ¡Castigo es lo que el ángel de Dios te va a aplicar cuando te parta en dos!”. Entonces mandó que se llevaran a ese viejo y trajeran al otro y le dijo: “¡Cananeo eres, no judío: la belleza te sedujo y la pasión pervirtió tu corazón! Eso lo hacían con las israelitas, y ellas, por miedo, se les entregaban. Pero una mujer judía como esta no toleró su maldad. Ahora, dime: ¿debajo de qué árbol los sorprendiste juntos?”. “Debajo de una encina” –contestó él–. Y Daniel replicó: ¡Muy bien! Tú dijiste otra mentira que también te va a costar la cabeza. ¿Conque debajo de una encina? Pues encima tienes la espada con que el ángel de Dios va a rajarte por medio. Así van a perecer los dos”. Entonces toda la asamblea levantó el grito y alabó a Dios, que salva a los que confían en Él. Y como, por propia confesión de ellos, demostró Daniel que los dos viejos habían dado falso testimonio, la asamblea se volvió contra ellos y les aplicó el mismo castigo que ellos, en su maldad, habían tramado contra Susana: de acuerdo con la Ley de Moisés, los condenaron a muerte. Y así aquel día se salvó una vida inocente.
Palabra de Dios.
SALMO RESPONSORIAL
Del salmo 22
R/. Aunque camine por cañadas oscuras, nada temo, porque tú vas conmigo.
• El Señor es mi pastor, nada me falta: en verdes praderas me hace recostar; me conduce hacia fuentes tranquilas y repara mis fuerzas. R/.
• Me guía por el sendero justo, por el honor de su nombre. Aunque camine por cañadas oscuras, nada temo, porque tú vas conmigo: tu vara y tu cayado me sosiegan. R/.
• Preparas una mesa ante mí, enfrente de mis enemigos; me unges la cabeza con perfume, y mi copa rebosa. R/. 
• Tu bondad y tu misericordia me acompañan todos los días de mi vida, y habitaré en la casa del Señor por años sin término. R/.
EVANGELIO
Yo soy la luz del mundo.
Del evangelio según san Juan 8, 12-20
Durante la fiesta de las Enramadas, dijo a los judíos: “Yo soy la luz del mundo. El que me sigue no caminará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida”. Los fariseos le dijeron: “Tú das testimonio a favor de ti mismo. Tu testimonio no tiene valor”. Jesús les respondió: “Aunque yo doy testimonio a mi favor, mi testimonio es válido, porque yo sé de dónde vine y a dónde voy. En cambio, ustedes no saben de dónde vengo ni a dónde voy. Ustedes me juzgan con criterios puramente humanos, yo no juzgo así a nadie; y cuando juzgo, mi juicio se ajusta a la verdad, porque no actúo solo, sino que está conmigo el Padre que me envió. Además, en su ley está escrito que es válido el testimonio de dos personas. Ahora bien, cuando yo doy testimonio a mi favor, también lo da el Padre, que me envió”. Ellos le dijeron: “¿Dónde está tu Padre?”. Jesús respondió: “Ni me conocen  mí ni conocen a mi Padre. Si me  conocieran a mí, lo conocerían a Él”. Estas cosas las dijo cuando enseñaba en el templo, junto al arca del tesoro. Y nadie se apoderó de Él, porque todavía no habla llegado su hora.
 Palabra del Señor.

miércoles, 3 de abril de 2019

SANTA MISA DIARIA 3 DE ABRIL- TIEMPO DE CUARESMA 2019

PRIMERA LECTURA
Te constituí como alianza para el pueblo, para restaurar la tierra.
Del libro de Isaías 49, 8-15
Esto dice el Señor: “Es el tiempo de la gracia: ya te escuché. Es el día de la salvación: vengo en tu ayuda. Yo te formé y te destiné a ser instrumento de la alianza con mi pueblo, para reconstruir el país y repartir de nuevo las posesiones desoladas; para dar a los cautivos la orden de salida y sacar a la luz a los que están en tinieblas. Encontrarán praderas a lo largo del camino, cruzando las dunas del desierto hallarán pastizales. No pasarán hambre ni sed, y no los molestarán el bochorno ni el sol, porque me mueven a compasión, y voy a conducirlos para llevarlos a manantiales de agua. Voy a abrir senderos a través de todas mis montañas, y a allanar los caminos. Mírenlos ya venir del oriente lejano; llegan también del norte y de occidente; otros llegan de la región de Asuán. ¡Alégrate, oh cielo; goza, oh tierra; griten de júbilo, montañas! Porque el Señor dio la libertad a su pueblo, movido a compasión por los desamparados. Sion decía: ‘El Señor me abandonó, mi Esposo se olvidó de mí’. Pero, ¿puede una madre olvidar a su criatura, dejar de querer al hijo de sus entrañas? Pues, aunque una madre olvidara, yo no me olvidaré de ti”.
Palabra de Dios.
SALMO RESPONSORIAL
Del salmo 144
R/. De nuevo me darás la vida, Dios mío.
• El Señor es clemente y misericordioso, lento a la cólera y rico en piedad; el Señor es bueno con todos, es cariñoso con todas sus criaturas. R/.
• El Señor es fiel a sus palabras, bondadoso en todas sus acciones. El Señor sostiene a los que van a caer, endereza a los que ya se doblan. R/.
• El Señor es justo en todos sus caminos, es bondadoso en todas sus acciones; cerca está el Señor de los que lo invocan, de los que lo invocan sinceramente.  R/.
EVANGELIO
Lo mismo que el Padre resucita a los muertos, así también el Hijo les da vida a los que quiere dársela.
Del Evangelio según san Juan 5, 17-30
Después de haber curado al paralítico en la piscina de Betzatá, dijo Jesús a las autoridades judías: “Mi Padre está todavía trabajando, y yo también trabajo”. Desde entonces se empeñaron
las autoridades judías en darle muerte, porque no solo no cumplía la obligación del sábado, sino que afirmaba que Dios era su Padre, haciéndose así igual a Dios. Jesús, entonces, les dijo: “Les aseguro: el Hijo no puede hacer nada por su propia cuenta, y solo hace lo que ve hacer al Padre. Lo que hace el Padre, eso mismo lo hace también el Hijo, porque el Padre ama al Hijo y le muestra todo lo que Él hace. Y para sorpresa de ustedes les mostrará obras más grandes. Lo mismo que el Padre resucita a los muertos y les da vida, así también el Hijo les da. vida a los que quiere dársela. Pues la sentencia no la dicta personalmente el Padre, sino que para eso le confió todo el poder al Hijo. Así todos honrarán al Hijo como honran al Padre. El que no honra al Hijo tampoco honra al Padre que lo envió. Les aseguro que el que escucha mis palabras y cree al que me envió, tiene vida eterna, y no será condenado, sino que ya pasó de la muerte a la vida. Y les aseguro que se acerca, o mejor, que ya llegó la hora de que los mortales oigan la voz del Hijo de Dios, y los que la escuchen vivirán. Porque como el Padre tiene vida en sí mismo, le concedió al Hijo tenerla así también. Y además, por ser el Hijo del hombre, le dio autoridad para juzgar. No se extrañen de que incluso esté cerca la hora en que todos los que están en las tumbas oirán la voz del Hijo del hombre y saldrán, resucitando para la vida los que hayan hecho el bien, y resucitando para la condenación los que hayan hecho el mal. Yo no puedo hacer nada por mí propia cuenta. Yo juzgo según lo que oigo al que me envió, y mi juicio es justo, porque no sigo mi propia voluntad sino la de Él”.
 Palabra del Señor.

martes, 2 de abril de 2019

SANTA MISA DIARIA 2 DE ABRIL- TIEMPO DE CUARESMA 2019


PRIMERA LECTURA
Vi salir agua del templo: era un agua que daba vida y fertilidad.
Del libro de Ezequiel 47, 1-9.12
En éxtasis vi un personaje que me llevó a la entrada del nuevo templo de Jerusalén. Entonces vi que por debajo de la puerta brotaba agua y que corría hacia el oriente, es decir, a donde miraba el templo. El agua bajaba por el lado sur del altar, siguiendo el costado derecho. Luego me hizo salir de la explanada del templo por la puerta norte, y me hizo dar la vuelta por fuera hasta la entrada exterior que miraba al oriente. El agua iba corriendo por el costado derecho. Salió el personaje hacia el oriente con una cuerda en la mano. Midió quinientos metros y allí me hizo cruzar la corriente: el agua me llegaba hasta los tobillos. Midió otros quinientos metros y me hizo cruzar de nuevo: el agua me llegaba hasta las rodillas. Midió otros quinientos metros y me hizo cruzar una vez más: el agua me llegaba hasta la cintura. Midió por fin otros quinientos metros, y era un río que ya no pude cruzar; el agua era tan honda que se había convertido en un
río que no se podía vadear. Allí me dijo el personaje: “Fíjate en lo que viste, hijo de Adán”. Luego me hizo volver por la orilla del río. Al volver, vi que en las dos márgenes del río había una inmensa arboleda. Entonces me dijo: “Esta agua corre hacia la región oriental y llega hasta el valle del Jordán, para desembocar en el Mar Muerto. Cuando llegue a él, el agua del mar se volverá dulce. En cualquier parte a donde llegue esta corriente, podrán vivir animales de toda clase y peces en abundancia. Porque el agua de este río convertirá el agua salobre en agua dulce, y habrá todo género de vida. En las dos orillas del río crecerán árboles frutales de toda clase. Sus hojas nunca se marchitarán ni su fruto se acabará jamás. Darán cosecha cada mes, porque están regados con el agua que mana del santuario. Los frutos servirán de alimento y las hojas de medicina”
Palabra de Dios.
SALMO RESPONSORIAL
Del salmo 45
R/. En ti, Señor, está la fuente viva.
• Dios es nuestro refugio y nuestra fuerza, poderoso defensor en el peligro. Por eso no tememos aunque tiemble la tierra y los montes se desplomen en el mar. R/.
• El correr de las acequias alegra la ciudad de Dios, el Altísimo consagra su morada. Teniendo a Dios en medio, no vacila; Dios la socorre al despuntar la aurora. R/.
• El Señor de los ejércitos está con nosotros, nuestro alcázar es el Dios de Jacob. Vengan a ver las obras del Señor, las maravillas que hace en la tierra.  R/.
EVANGELIO
Al momento el hombre quedó curado.
Del Evangelio según san Juan 5, 1-3a.5-16
Se celebraba una fiesta de los judíos, y Jesús subió a Jerusalén. Hay en Jerusalén, junto a la Puerta de las Ovejas, una piscina que tiene cinco galerías con columnas. A esa piscina la llaman
en arameo Betzatá. En las galerías había una multitud de enfermos, ciegos, cojos y tullidos. Entre ellos había también un hombre que llevaba treinta y ocho años de estar enfermo. Jesús lo vio tendido allí y al enterarse de que ya llevaba tanto tiempo así, le dijo: “¿Quieres quedar sano?”. El enfermo le respondió: “Señor, no tengo a nadie que me meta en el estanque cuando el agua empieza a agitarse. Y mientras yo voy, otro baja antes que yo”. Jesús le dijo: “¡Levántate,
échate al hombre la camilla y camina!”. Y al instante el hombre quedó sano, se echó al hombro la camilla y empezó a caminar. Ese día era sábado. Las autoridades judías le dijeron al que había sido curado: “¡Hoy es sábado! ¡No puedes cargar la camilla!”. Pero él les respondió: “El que me curó me dijo que me echara al hombro la camilla y caminara”. Entonces le preguntaron:
“¿Y quién fue el que te dijo que te echaras al hombro la camilla y caminaras?”. Pero el que había sido curado no sabía quién era, porque Jesús había desaparecido entre el gentío que había en ese sitio. Más tarde se lo encontró Jesús en el templo y le dijo: “Mira, has quedado curado. No vuelvas a pecar, que te puede suceder algo peor”. El hombre fue y les dijo a las autoridades judías que Jesús era el que lo había curado. Desde entonces empezaron las autoridades judías a perseguir a Jesús, porque hacía estas cosas en sábado.
 Palabra del Señor.