jueves, 23 de mayo de 2019

SANTA MISA DIARIA - 23 DE MAYO DE 2019

PRIMERA LECTURA
Juzgo que no se debe importunar a los paganos que se convierten a Dios.
De los Hechos de los Apóstoles 15, 7-21
Como en la iglesia de Jerusalén se produjo una gran discusión, tomó Pedro la palabra y dijo: “Hermanos: ustedes saben que ya aquí, desde los primeros días, quiso Dios que de mi boca escucharan los paganos el Evangelio y abrazaran la fe; y Dios, que conoce los corazones, les dio su aprobación enviándoles el Espíritu Santo lo mismo que a nosotros, sin hacer discriminación ninguna, y purificando por la fe su corazón. ¿Por qué entonces quieren contrariar a Dios imponiéndoles a estos hermanos un yugo que ni nuestros padres ni nosotros pudimos soportar? Es por la gracia del Señor Jesús como nos salvamos nosotros lo mismo que ellos: esta es nuestra fe”. Toda la multitud guardó silencio, y oyeron a Bernabé y Pablo contar todos los milagros y prodigios que Dios había realizado entre los paganos por su medio. Cuando ellos terminaron de hablar, tomó la palabra Santiago y dijo: “Hermanos, escúchenme: Simón acaba de exponer cómo Dios desde el principio intervino para escoger entre los gentiles un pueblo consagrado a su nombre; y con esto concuerdan las palabras de los profetas, tal como está escrito: ‘Después volveré a reconstruir la casa de David, que estaba derruida; levantaré sus ruinas y la repararé, para que busquen al Señor  los demás hombres, todos los gentiles que llevarán mi nombre. Así habla el Señor, quien realiza estas cosas, conocidas por Él desde la eternidad’. Por eso pienso yo que a los paganos que vuelvan a Dios no se les deben  imponer más cargas. Basta escribirles que se abstengan de contaminarse con alimentos ofrecidos a los falsos dioses, de toda unión carnal prohibida por la Ley, de carne que conserve huellas de sangre, y de la sangre misma. Pues Moisés tiene desde tiempos antiguos quienes lo prediquen cada sábado cuando se lee la Ley en las sinagogas”.
Palabra de Dios.
SALMO RESPONSORIAL
Del salmo 95
R/. Cuenten las maravillas del Señor a todas las naciones.
• Canten al Señor un cántico nuevo, cante al Señor, toda la tierra; canten al Señor, bendigan su nombre. R/.
• Proclamen día tras día su victoria. Cuenten a los pueblos su gloria, sus maravillas a todas las naciones. R/.
• Digan a los pueblos: “El Señor es rey, Él afianzó el orbe, y no se moverá; Él gobierna a los pueblos rectamente”. R/.
EVANGELIO
Permanezcan en el amor que les tengo.
Del Evangelio según san Juan 15, 9-11
En la última cena, dijo Jesús a sus discípulos: “Como mi Padre me ha amado, los he amado yo. Permanezcan en ese amor que les tengo. Si guardan mis mandamientos, permanecerán en mi amor, lo mismo que yo he guardado los mandamientos de mi Padre y permanezco en su amor. Les he dicho esto para que mi alegría esté en ustedes y así su alegría sea completa”.
 Palabra del Señor.

miércoles, 22 de mayo de 2019

SANTA MISA DIARIA - 22 DE MAYO DE 2019

PRIMERA LECTURA
Se decidió que Pablo y Bernabé fueran a Jerusalén a ver a los apóstoles.
De los Hechos de los Apóstoles 15, 1-6
En cierta ocasión, fueron algunos de Judea a Antioquía y empezaron a enseñar a los cristianos de aquella ciudad que si no se hacían circuncidar, según la costumbre prescrita por Moisés, no se podían salvar. Esto provocó una discordia y una seria discusión con Pablo y Bernabé. Y por eso se resolvió que Pablo y Bernabé con algunos otros subieran a Jerusalén a consultar a los apóstoles y presbíteros sobre el problema. Así, pues, la iglesia los proveyó para el viaje, y ellos atravesaron a Fenicia y a Samaría e iban contando cómo se convertían los paganos, lo cual produjo gran alegría a todos los hermanos. Llegados a Jerusalén fueron recibidos por la iglesia y por los apóstoles y los presbíteros, y ellos los informaron de todo lo que Dios había realizado por su medio. Pero algunos de la secta de los fariseos que habían abrazado la fe intervinieron para decir: “Es preciso que los paganos se circunciden, y hay que ordenarles que observen la ley de Moisés”. Entonces se reunieron los apóstoles y los presbíteros para examinar este asunto.
Palabra de Dios.
SALMO RESPONSORIAL
Del salmo 121
R/. ¡Qué alegría: vamos a la casa del Señor!
• ¡Qué alegría cuando me dijeron: “Vamos a la casa del Señor!”. Ya están pisando nuestros pies tus umbrales, Jerusalén.  R/.
• Jerusalén está fundada como ciudad bien compacta. Allá suben las tribus, las tribus del Señor. R/. 
• Según la costumbre de Israel, a celebrar el nombre del Señor; en ella están los tribunales de justicia en el palacio de David R/.
EVANGELIO
El que permanece en mí y yo en él, da fruto abundante.
Del Evangelio según san Juan 15, 1-8
En la última cena, dijo Jesús a sus discípulos: “Yo soy la verdadera vid, y el viñador es mi Padre. Él corta todos los sarmientos que no dan fruto, y a los que dan fruto los poda y los limpia, para que den más fruto todavía. Ustedes ya están limpios por las palabras que les he dicho. Permanezcan en mí, como yo permanezco en ustedes. Como el sarmiento no puede dar fruto por sí solo si no permanece en la vid, tampoco ustedes, si no permanecen en mí. Yo soy la vid, ustedes los sarmientos. El que permanece en mí, y yo en él, da fruto abundante, porque separados de mí, nada pueden hacer. Pero el que no permanece en mí, es como el sarmiento que se tira y se seca; después se recoge, se arroja al fuego y se quema. Si permanecen en mí y mis palabras permanecen en ustedes, pidan lo que quieran y lo obtendrán. Mi Padre recibe gloria si dan fruto abundante y se portan como discípulos míos”.
 Palabra del Señor.

lunes, 20 de mayo de 2019

SANTA MISA DIARIA - 20 DE MAYO DE 2019


PRIMERA LECTURA
Les predicamos el Evangelio para que dejando los falsos dioses, se conviertan al  Dios vivo.
De los Hechos de los Apóstoles 14, 5-18
Los paganos y los judíos de Iconio, con sus jefes a la cabeza, se disponían a maltratar y apedrear a Pablo y a Bernabé, pero estos se dieron cuenta y se escaparon a Listra y a Derbe, ciudades de Licaonia, y a la región vecina. Y allí estuvieron predicando el Evangelio. Había en Listra un hombre inválido: tullido de nacimiento, nunca había podido caminar y se la pasaba tendido. Este hombre oyó hablar a Pablo, y Pablo mirándolo fijamente y viendo que tenía fe para salvarse, le dijo en voz alta: “¡Levántate! ¡Enderézate sobre tus pies!”. Él dio un salto y empezó a caminar. La multitud, al ver lo que Pablo había hecho, levantó la voz y empezó a decir en idioma licaonio: “¡Los dioses han bajado en forma humana hasta nosotros!”. A Bernabé lo llamaban Zeus y a Pablo, Hermes, pues era él quien llevaba la palabra. Y el sacerdote del templo suburbano de Zeus llevó toros y coronas a las puertas y quería ofrecerles un sacrificio con asistencia del pueblo. Pero al enterarse de esto los misioneros Bernabé y Pablo, se desgarraron los vestidos y se precipitaron hacia la multitud gritando: “Hombres, ¿por qué hacen esto? Nosotros somos simples mortales como ustedes; precisamente les venimos a traer una buena noticia y a exhortarlos a que abandonen estas cosas inútiles y vuelvan al Dios vivo, que hizo el cielo, la tierra, el mar y todo lo que hay en ellos. En tiempos pasados, dejó que cada pueblo siguiera su camino, aunque dándose a conocer a través de los beneficios que les hace, mandando desde el cielo lluvias y estaciones fructíferas, dándoles el sustento y llenando de alegría su corazón”. Con estas palabras a duras penas lograron impedir Bernabé y Pablo que la multitud les ofreciera un sacrificio.
 Palabra de Dios.
SALMO RESPONSORIAL
Del salmo 113B
R/. No a nosotros, Señor, sino a tu nombre da la gloria.
• No a nosotros, Señor, no a nosotros, sino a tu nombre da la gloria;por tu bondad, por tu lealtad. ¿Por qué han de decir las naciones: “Dónde está su Dios?”  R/.
• Nuestro Dios está en el cielo, lo que quiere lo hace. Sus ídolos, en cambio, son plata y oro, hechura de manos humanas. R/.
• Benditos sean del Señor, que hizo el cielo y la tierra. El cielo pertenece al Señor, la tierra se la ha dado a los hombres. R/.
EVANGELIO
El Espíritu Santo será quien se lo enseñe todo.
Del Evangelio según san Juan 14, 21-26
En la última cena, dijo Jesús a sus discípulos: “El que es fiel a mis mandamientos y los guarda es quien me ama. Y al que me ama lo amará mi Padre, y yo también lo amaré y me revelaré a él”. El otro Judas, distinto del Iscariote, le preguntó: “Señor, ¿y qué ha pasado para que quieras revelarte a nosotros y no a todo el mundo?”. Jesús le respondió: “El que me ama guardará mis palabras; y mi Padre lo amará, y vendremos a él y habitaremos en él. El que no me ama no guarda mis palabras. Pero las palabras que me escuchan no son mías, sino del Padre que me envió. Les digo estas cosas mientras permanezco con ustedes. El Paráclito, el Espíritu Santo, que el Padre enviará en mi nombre, será quien se lo enseñe todo recordándoles todo cuanto les he dicho”.
 Palabra del Señor.

viernes, 17 de mayo de 2019

SANTA MISA DIARIA - 17 DE MAYO DE 2019

PRIMERA LECTURA
Resucitando a Jesús, Dios ha cumplido la promesa que nos hizo.
De los Hechos de los Apóstoles 13, 26-33
Pablo continuó diciendo en la sinagoga de Antioquía de Pisidia: “Hermanos, descendientes de Abrahán y todos los que temen a nuestro Dios: A nosotros nos envió Dios este mensaje de salvación. Es cierto: los habitantes de Jerusalén y sus jefes desconocieron a Jesús y no entendieron las palabras de los profetas que se leen todos los sábados, pero al condenarlo a muerte las cumplieron. Sin encontrar causa alguna para condenarlo, pidieron a Pilato que le quitara la vida. Y cuando llevaron a cabo todo lo que estaba escrito acerca de Él, lo bajaron de la cruz y lo colocaron en un sepulcro. Pero Dios lo resucitó de entre los muertos, y durante muchos días se apareció a aquellos que habían ido con Él de Galilea a Jerusalén, y ellos son ahora sus testigos ante el pueblo. Así les comunicamos la feliz noticia de que aquella promesa que Dios había hecho a nuestros padres la ha cumplido con nosotros, sus hijos, resucitando a Jesús, tal como está escrito en el Salmo segundo: ‘Tú eres mi Hijo: yo te he engendrado hoy’”.
Palabra de Dios.
SALMO RESPONSORIAL
Del salmo 2
R/. Tú eres el Mesías, el Hijo de Dios vivo.
• “Yo mismo he establecido a mi Rey en Sion, mi monte santo”. Voy a proclamar el decreto del Señor; Él me ha dicho: “Tú eres mi Hijo: yo te he engendrado hoy”.  R/.
• “Pídemelo: te daré en herencia las naciones, en posesión los confines de la tierra: los gobernarás con cetro de hierro, los quebrarás como jarro de loza”. R/.
• Y ahora, reyes, sean sensatos; escarmienten los que rigen la tierra: sirvan al Señor con temor, ríndanle homenaje temblando. R/.
EVANGELIO
Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida.
Del Evangelio según san Juan 14, 1-6
En la última cena, dijo Jesús a sus discípulos: “No se inquiete su corazón. Crean en Dios y crean también en mí. En la casa de mi Padre hay muchas habitaciones. Si no fuera así, ¿les habría dicho que voy a prepararles un lugar? Cuando haya ido y les haya preparado el lugar, vendré otra vez para llevarlos conmigo, a fin de que donde yo esté, estén también ustedes. Ya conocen el camino de ese lugar a donde voy”. Tomás le dijo: “Señor, no sabemos a dónde vas. ¿Cómo vamos a conocer el camino?”. Jesús le respondió: “Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida. Nadie va al Padre sino por mí”.
 Palabra del Señor.

miércoles, 15 de mayo de 2019

SANTA MISA DIARIA - 15 DE MAYO DE 20149

PRIMERA LECTURA
Resérvenme a Saulo y a Bernabé.
De los Hechos de los Apóstoles 12, 24 – 13, 5a
La Palabra de Dios se difundía y propagaba. Bernabé y Saulo, por su parte,  después de haber prestado ayuda en Jerusalén, regresaron a Antioquía llevando consigo a Juan, apellidado Marcos. En la Iglesia de Antioquía había algunos profetas y maestros: Bernabé, Simón, llamado Níger, Lucio, el cireneo, Manahén, compañero de infancia del tetrarca Herodes, y Saulo. Estaban ellos celebrando la liturgia y guardando el ayuno, y el Espíritu Santo les dijo: “Resérvenme ahora mismo a Bernabé y a Saulo para la misión a que los tengo destinados”. Así pues, terminado el ayuno y la oración, les impusieron las manos y los despidieron. Ellos, con esa misión del Espíritu Santo, bajaron al puerto de Seleucia y de allí se embarcaron para Chipre. Llegados a Salamina se dedicaron a predicar la Palabra de Dios en las sinagogas de los judíos.
Palabra de Dios.
SALMO RESPONSORIAL
Del salmo 66
R/. Que te alaben, oh Dios, todos los pueblos de la tierra.
• El Señor tenga piedad y nos bendiga, ilumine su rostro sobre nosotros; conozca la tierra tus caminos, todos los pueblos tu salvación.  R/.
• Que canten de alegría las naciones, porque riges el mundo con justicia, riges los pueblos con rectitud y gobiernas las naciones de la tierra. R/.
• ¡Oh Dios!, que te alaben los pueblos, que todos los pueblos te alaben. Que Dios nos bendiga, que le teman hasta los confines del orbe. R/.
EVANGELIO
Yo vine para ser luz del mundo.
Del Evangelio según san Juan 12, 44-50
Cuando concluía su actividad pública, hizo Jesús esta declaración: “El que cree en mí, no cree en mí sino en el que me envió, y el que me ve, ve al que me envió. Yo vine para ser luz del mundo, y así el que crea en mí no quedará en tinieblas. Al que escuche mis palabras y no las obedezca yo no lo condeno, porque no vine a condenar al mundo sino a salvarlo. El que me rechaza y no acepta mis palabras tiene quien lo condene: las palabras que yo he dicho son las que lo condenarán en el último día. Porque yo no he hablado por mi propia cuenta, sino que el Padre, que me envió, me ordenó lo que debo decir y cómo he de hablar. Yo sé que su mandato es vida eterna. Lo que yo hablo, lo hablo según me lo ordenó mi Padre”.
 Palabra del Señor.

lunes, 13 de mayo de 2019

SANTA MISA DIARIA - 13 DE MAYO DE 2019



PRIMERA LECTURA
También a los paganos les ha concedido Dios la conversión que lleva a la vida.
De los Hechos de los Apóstoles 11, 1-18
Los apóstoles y demás hermanos de Judea oyeron que también los paganos habían aceptado la Palabra de Dios, y cuando subió Pedro a Jerusalén, los judíos convertidos empezaron a reprocharle el haber entrado a una casa a comer con paganos. Pedro, entonces, comenzó a exponerles el asunto punto por punto diciéndoles: “Yo estaba en la ciudad de Jope haciendo oración, y en éxtasis tuve una visión: vi bajar del cielo algo así como una lona inmensa sostenida por las cuatro puntas, y llegó hasta donde yo estaba. Yo me puse a observar atentamente y vi cuadrúpedos, fieras, animales rastreros y aves. Y oí una voz que me decía: ‘Levántate, Pedro, mata y come’. Yo respondí: ‘¡Jamás, Señor! Nada profano ni impuro ha entrado nunca en mi boca’. Y por segunda vez me habló la voz desde el cielo: ‘Lo que Dios purificó no lo tengas ya por profano’. Esto sucedió por tres veces y luego todo eso fue retirado de nuevo al cielo. Inmediatamente tres hombres que habían sido enviados desde Cesarea a verme se presentaron en la casa en que estábamos. El Espíritu me dijo que me fuera con ellos sin poner reparos. También me acompañaron estos seis hermanos aquí presentes y entramos a la casa de Cornelio. Él me contó cómo había visto presentarse en su casa un ángel que le dijo: ‘Envía gente a Jope y manda llamar a Simón, que también tiene el nombre de Pedro, y él te dirá cómo obtener la salvación tú y toda tu familia’. Y cuando comencé yo a hablar, bajó sobre ellos el Espíritu Santo, lo mismo que sobre nosotros al comienzo. Yo me acordé de aquellas palabras  que decía el Señor: ‘Juan bautizó con agua, pero ustedes serán bautizados con el Espíritu Santo’. Por consiguiente, si Dios concedió a ellos el mismo don que a nosotros, por haber creído en el Señor Jesucristo, ¿quién era yo para poner obstáculos a Dios?”. Al oír esto se tranquilizaron ellos y alabaron a Dios diciendo: “¡Así que también a los paganos concedió Dios el arrepentimiento para que alcancen la vida!”.
Palabra de Dios.
SALMO RESPONSORIAL
Del salmo 41
R/. Mi alma tiene sed de ti, Dios vivo.
• Como busca la cierva corrientes de agua, así mi alma te busca a ti, Dios mío.  R/.
• Tiene sed de Dios, del Dios vivo: ¿cuándo entraré a ver el rostro de Dios? R/.
• Envía tu luz y tu verdad: que ellas me guíen y me conduzcan hasta tu monte santo, hasta tu morada. R/.
• Que yo me acerque al altar de Dios, al Dios de mi alegría; que te dé gracias al son de la cítara, Señor, Dios mío. R/.
EVANGELIO
Yo soy la puerta de las ovejas.
Del Evangelio según san Juan 10, 1-10
En una ocasión dijo Jesús a los fariseos: “Les aseguro que el que no entra por la puerta al corral de las ovejas, sino que salta por otra parte, ese es ladrón y bandido; pero el que entra por la puerta es pastor de las ovejas. A él le abre el vigilante, y las ovejas le hacen caso cuando las llama; él llama a sus ovejas por su nombre y las va sacando. Y cuando acaba de sacar su rebaño, va caminando al frente de él; y las ovejas lo siguen, porque conocen su voz. A un extraño no lo seguirán, sino que huirán de él, porque no conocen la voz de los extraños”. Jesús les dijo esta parábola, pero ellos no entendieron lo que Él quería decirles. Por eso añadió: “Les aseguro: la puerta de las ovejas soy yo. Todos los que vinieron antes de mí son ladrones y bandidos. Pero las ovejas no les hicieron caso. Yo soy la puerta: si alguien entra por mí, se salvará; podrá entrar y salir, y encontrará pastos. El ladrón solo viene a robar, a matar y hacer estragos. Yo he venido para que tengan vida y la tengan abundante”.
 Palabra del Señor.