lunes, 18 de febrero de 2019

El Papa pide rezar por encuentro de obispos sobre protección de menores en la Iglesia


Tras el rezo del Ángelus este domingo 17 de febrero en la Plaza de San Pedro, el Papa Francisco invitó a los fieles a rezar por el encuentro mundial de obispos que tendrá lugar en el Vaticano del 21 al 24 de febrero para tratar el tema de la protección de menores ante los abusos sexuales en la Iglesia.
“Desde el jueves al domingo próximos tendrá lugar en el Vaticano un encuentro de presidentes de todas las conferencias episcopales sobre el tema de la protección de menores en la Iglesia. Invito a rezar por este encuentro que he querido que sea como un acto de fuerte responsabilidad pastoral ante un desafío urgente de nuestro tiempo”, fueron las palabras del Pontífice.
El Santo Padre convocó este encuentro en el mes de septiembre de 2018 tras debatirlo con los miembros del Consejo de Cardenales que asesora al Papa en la reforma de la Curia, conocido como C9.
La convocatoria se concretó después de la Carta del Papa Francisco al Pueblo de Dios de 2018, publicada “en respuesta a la crisis de abusos a la que se enfrenta la Iglesia”.
En esa carta el Papa se refirió a los abusos sexuales con estas palabras: “Un crimen que genera hondas heridas de dolor e impotencia; en primer lugar, en las víctimas, pero también en sus familiares y en toda la comunidad, sean creyentes o no creyentes. Mirando hacia el pasado nunca será suficiente lo que se haga para pedir perdón y buscar reparar el daño causado.
El Comité organizador de la reunión está formado por el Cardenal Blase J. Cupich, Arzobispo de Chicago, Estados Unidos; el Cardenal Oswald Gracias, Arzobispo de Bombay, India, y Presidente de la Conferencia Episcopal de la India; Mons. Charles Scicluna, Arzobispo de Malta y Secretario Adjunto de la Congregación para la Doctrina de la Fe; y el P. Hans Zollner, Presidente del Centro de Protección de Menores de la Pontificia Universidad Gregoriana y miembro de la Pontificia Comisión para la Tutela de Menores.

SANTA MISA LUNES 18 DE FEBRERO- 2018


PRIMERA LECTURA
Del libro del Génesis 4, 1-15.25
El hombre se llegó a Eva: ella concibió, dio a luz a Caín, y dijo: “He adquirido un hombre con la ayuda del Señor”. Después dio a luz a Abel, el hermano. Abel era pastor de ovejas, mientras que Caín trabajaba en el campo. Pasado un tiempo, Caín ofreció al Señor dones de los frutos del campo, y Abel ofreció las primicias y la grasa de sus ovejas. El Señor se fijó en Abel y en su ofrenda, y no se fijó en Caín ni en su ofrenda, por lo cual Caín se enfureció y andaba abatido. El Señor dijo a Caín: “¿Por qué te enfureces y andas abatido? Cierto, si obraras bien, estarías animado; pero, si no obras bien, el pecado acecha a la puerta; y, aunque viene por ti, tú puedes dominarlo”. Caín dijo a su hermano Abel: “Vamos al campo”. Y, cuando estaban en el campo, Caín atacó a su hermano Abel y lo mató. El Señor dijo a Caín: “¿Dónde está Abel, tu hermano?”. Respondió Caín: “No sé; ¿soy yo el guardián de mi hermano?”. El Señor le replicó: “¿Qué has hecho? La sangre de tu hermano me está gritando desde la tierra. Por eso te maldice esa tierra que ha abierto sus fauces para recibir de tus manos la sangre de tu hermano. Aunque trabajes la tierra, no volverá a darte su fecundidad. Andarás errante y perdido por el mundo”. Caín contestó al Señor: “Mi culpa es demasiado grande para soportarla. Hoy me destierras de aquí; tendré que ocultarme de ti, andando errante y perdido por el mundo; el que tropiece conmigo me matará”. El Señor le dijo: “El que mate a Caín lo pagará siete veces”. Y el Señor puso una señal a Caín para que, si alguien tropezase con él, no lo matara. Adán se llegó otra vez a su mujer, que concibió, dio a luz un hijo y lo llamó Set, pues dijo: “El Señor me ha dado un descendiente a cambio de Abel, asesinado por Caín”.
Palabra de Dios.
SALMO RESPONSORIAL
Del salmo 49
R/. Ofrece a Dios un sacrificio de alabanza.
• El Dios de los dioses, el Señor, habla: convoca la tierra de oriente a occidente. “No te reprocho tus sacrificios, pues siempre están tus holocaustos ante mí”. R/. 
• “¿Por qué recitas mis preceptos, tú que detestas mi enseñanza y te echas a la espalda mis mandatos?”.  R/. 
• “Te sientas a hablar contra tu hermano, deshonras al hijo de tu madre; esto haces, ¿y me voy a callar? ¿Crees que soy como tú? Te acusare, te lo echaré en cara. 
R/. 
EVANGELIO
¿Por qué esta generación reclama un signo?
Del Evangelio según san Marcos 8, 11-13
En aquel tiempo, se acercó a Jesús un grupo de fariseos con algunos escribas de Jerusalén, y vieron que algunos discípulos comían con manos impuras, es decir, sin lavarse las manos. (Los fariseos, como los demás judíos, no comen sin lavarse antes las manos, restregando bien, aferrándose a la tradición de sus mayores, y, al volver de la plaza, no comen sin lavarse antes, y se aferran a otras muchas tradiciones, de lavar vasos, jarras y ollas). Según eso, los fariseos y los escribas preguntaron a Jesús: “¿Por qué comen tus discípulos con manos impuras y no siguen la tradición de los mayores?”. Él les contestó: “Bien profetizó Isaías de ustedes, hipócritas, como está escrito: ‘Este pueblo me honra con los labios, pero su corazón está lejos de mí. El culto que me dan está vacío, porque la doctrina que enseñan son preceptos humanos’. Dejan a un lado el mandamiento de Dios para aferrarse a la tradición de los hombres”. Y añadió: “Anulan el mandamiento de Dios por mantener su tradición. Moisés dijo: ‘Honra a tu padre y a tu madre’ y ‘el que maldiga a su padre o a su madre tiene pena de muerte’; en cambio, ustedes dicen: Si uno le dice a su padre o a su madre: ‘Los bienes con que podría ayudarte los ofrezco al templo’, ya no le permiten hacer nada por su padre o por su madre, invalidando la Palabra de Dios con esa tradición que les trasmiten; y como estas hacen muchas”.
Palabra del Señor.

viernes, 15 de febrero de 2019

SANTA MISA DIARIA 15 DE FEBRERO 2019



PRIMERA LECTURA
Serán como Dios en el conocimiento del bien y el mal.

Del libro del Génesis 3, 1-8
La serpiente era el más astuto de los animales del campo que el Señor había hecho. Y dijo a la mujer: “¿Cómo es que les ha dicho Dios que no coman de ningún árbol del jardín?”. La mujer respondió a la serpiente: “Podemos comer los frutos de los árboles del jardín; solamente del fruto del árbol que está en mitad del jardín nos ha dicho Dios: ‘No coman de él ni lo toquen, bajo pena de muerte’”.  La serpiente replicó a la mujer: “No morirán. Bien sabe Dios que cuando coman de él se les abrirán los ojos y serán como Dios en el conocimiento del bien y el mal”. La mujer vio que el árbol era apetitoso, atrayente y deseable, porque daba inteligencia; tomó del fruto, comió y ofreció a su marido, el cual comió. Entonces se les abrieron los ojos a los dos y se dieron cuenta de que estaban desnudos; entrelazaron hojas de higuera y se las ciñeron. Oyeron al Señor que paseaba por el jardín a la hora de la brisa; el hombre y su mujer se escondieron de la vista del Señor Dios entre los árboles del jardín.  
Palabra de Dios.
SALMO RESPONSORIAL

Del salmo 31
R/. Dichoso el que está absuelto de su culpa.
• Dichoso el que está absuelto de su culpa, a quien le han sepultado su pecado; dichoso el hombre a quien el Señor no le apunta el delito. R/. 
• Había pecado, lo reconocí, no te encubrí mi delito; propuse: “Confesaré al Señor mi culpa”, y tú perdonaste mi culpa y mi pecado. R/.
• Por eso, que todo fiel te suplique en el momento de la desgracia: la crecida de las aguas caudalosas no lo alcanzará. R/.
• 
Tú eres mi refugio, me libras del peligro, me rodeas de cantos de liberación. R/.

EVANGELIO

Hace oír a los sordos y hablar a los mudos.
Del Evangelio según san Marcos 7, 31-37
En aquel tiempo, dejó Jesús el territorio de Tiro, pasó por Sidón, camino del lago de Galilea, atravesando la Decápolis. Y le presentaron un sordo que, además, apenas podía hablar; y le piden que le imponga las manos. Él, apartándolo de la gente a un lado, le metió los dedos en los oídos y con la saliva le tocó la lengua. Y, mirando al cielo, suspiró y le dijo: “Effetá” esto es: “Ábrete”. Y al momento se le abrieron los oídos, se le soltó la traba de la lengua y hablaba sin dificultad.  Él les mandó que no lo dijeran a nadie; pero, cuanto más se lo mandaba, con más insistencia lo proclamaban ellos. Y en el colmo del asombro decían: “Todo lo ha hecho bien; hace oír a los sordos y hablar a los mudos”.
Palabra del Señor.

lunes, 11 de febrero de 2019

Papa, Ángelus: acojamos al Señor en el barco de nuestras vidas

Papa, Ángelus: acojamos al Señor en el barco de nuestras vidas



A la hora del Ángelus dominical, el Papa invitó a responder como con fe al Señor para entrar mar adentro en la humanidad de nuestro tiempo.



María Cecilia Mutual - Ciudad del Vaticano
Como Pedro, respondamos al Señor con fe y disponibilidad para colaborar en su misión: fue ésta la invitación del Papa Francisco a la hora del Ángelus dominical del segundo domingo de febrero. Ante los numerosos fieles, romanos y peregrinos reunidos en la plaza de san Pedro, el Pontífice reflexionó sobre el Evangelio de Lucas, que relata la llamada de Jesús a Pedro.

Como Simón dar nuestra respuesta de fe a Jesús


Francisco recuerda que no obstante Simón Pedro había pasado la noche en el mar sin pescar nada, no dudó en echar nuevamente las redes cuando se lo pidió Jesús. Y ésta, explica el Obispo de Roma, “es la respuesta de fe, que también nosotros estamos llamados a dar; es la actitud de disponibilidad que el Señor pide a todos sus discípulos, especialmente a los que tienen tareas de responsabilidad en la Iglesia”.
La obediencia confiada de Pedro produjo un resultado prodigioso – evidencia el Papa, “una pesca milagrosa, signo del poder de la palabra de Jesús” porque, explica, “cuando nos ponemos generosamente a su servicio, Él hace grandes cosas en nosotros”. Y agrega:
“ Nos pide que lo acojamos en el barco de nuestras vidas, que compartamos con él y que naveguemos por un mar nuevo, que se revela lleno de sorpresas ”

Remar mar adentro para ser testigos de bondad y misericordia

El Pontífice afirma que la invitación de Jesús “a entrar mar adentro en la humanidad de nuestro tiempo, a ser testigos de la bondad y de la misericordia, da un nuevo sentido a nuestra existencia, que a menudo corre el riesgo de aplastarse sobre sí misma”. Y, como Simón, también nosotros “podemos quedarnos sorprendidos y titubeantes ante la llamada que nos dirige el divino Maestro, y nos sentimos tentados a rechazarla por nuestra inadecuación”.

Sin miedo, colaborar en la misión del Señor

Jesús animó a Pedro  diciéndole: "No tengas miedo; desde ahora serás pescador de hombres", recuerda el Papa, “porque Dios, si confiamos en Él, nos libera de nuestro pecado y nos abre un nuevo horizonte: colaborar en su misión”.

Anunciadores y testigos del Reino

“El mayor milagro que Jesús realizó por Simón y los demás pescadores decepcionados y cansados no es tanto la red llena de peces como el haberles ayudado a no ser víctimas de la decepción y del desaliento ante las derrotas” precisa el Papa.
Francisco concluye pidiéndole a la Virgen Santa que fuemodelo de pronta adhesión a la voluntad de Dios, que “nos ayude a sentir la fascinación de la llamada del Señor y nos haga disponibles para colaborar con Él para difundir por todas partes su palabra de salvación”. 

SANTA MISA DIARIA - NUESTRA SEÑORA DE LOURDES- 11 DE FEBRERO DE 2019




PRIMERA LECTURA
Y dijo Dios, y así fue.
Comienzo del libro del Génesis 1, 1-19
Al principio creó Dios el cielo y la tierra. La tierra era un caos informe; sobre la faz del abismo, la tiniebla. Y el aliento de Dios se cernía sobre la faz de las aguas. Y dijo Dios: “Que exista la luz”. Y la luz existió. Y vio Dios que la luz era buena. Y separó Dios la luz de la tiniebla; llamó Dios a la luz “Día”; a la tiniebla, “Noche”. Pasó una tarde, pasó una mañana: el día primero. Y dijo Dios: “Que exista una bóveda entre las aguas, que separe aguas de aguas”. E hizo Dios una bóveda y separó las aguas de debajo de la bóveda de las aguas de encima de la bóveda. Y así fue. Y llamó Dios a la bóveda “Cielo”. Pasó una tarde, pasó una mañana: el día segundo. Y dijo Dios: “Que se junten las aguas de debajo del cielo en un solo sitio, y que aparezcan los continentes”. Y así fue. Y llamó Dios a los continentes “Tierra”,y a la masa de las aguas la llamó “Mar”. Y vio Dios que era bueno. Y dijo Dios: “Verdee la tierra hierba verde que engendre semilla, y árboles frutales que den fruto según su especie y que lleven semilla sobre la tierra”. Y así fue. La tierra brotó hierba verde que engendraba semilla según su especie, y árboles que daban fruto y llevaban semilla según su especie. Y vio Dios que era bueno. Pasó una tarde, pasó una mañana: el día tercero. Y dijo Dios: “Que existan lumbreras en la bóveda del cielo, para separar el día de la noche para señalar las fiestas, los días y los años; y sirvan de lumbreras en la bóveda del cielo, para dar luz sobre la tierra”. Y así fue. E hizo Dios dos lumbreras grandes: la lumbrera mayor para regir el día, la lumbrera menor para regir la noche, y las estrellas. Y las puso Dios en la bóveda del cielo,para dar luz sobre la tierra; para regir el día y la noche, para separar la luz de la tiniebla. Y vio Dios que era bueno. Pasó una tarde, pasó una mañana: el día cuarto.
Palabra de Dios.
SALMO RESPONSORIAL
Del salmo 103
R/. Goce el Señor con sus obras.
• Bendice, alma mía, al Señor, ¡Dios mío, qué grande eres! Te vistes de belleza y majestad, la luz te envuelve como un manto. R/. 
• Asentaste la tierra sobre sus cimientos, y no vacilará jamás; la cubriste con el manto del océano, y las aguas se posaron sobre las montañas.  R/.
• De los manantiales sacas los ríos, para que fluyan entre los montes; junto a ellos habitan las aves del cielo, y entre las frondas se oye su canto. R/. 
• Cuántas son tus obras, Señor, y todas las hiciste con sabiduría, la tierra está llena de tus criaturas. ¡Bendice, alma mía, al Señor! R/.
EVANGELIO
Los que lo tocaban se ponían sanos.
Del Evangelio según san Marcos 6, 53-56
En aquel tiempo, Jesús y sus discípulos, terminaron la travesía, tocaron tierra en Genesaret, y atracaron. Apenas desembarcados, algunos lo reconocieron y se pusieron a recorrer toda la comarca; cuando se enteraba la gente dónde estaba Jesús, le llevaba los enfermos en camillas. En la aldea o pueblo o caserío donde llegaba, colocaban a los enfermos en la plaza y le rogaban que les dejase tocar al menos el borde de su manto; y los que lo tocaban se ponían sanos.
Palabra del Señor.

martes, 11 de diciembre de 2018

🤲:::BIENVENIDOS AL REZO DEL SANTO ROSARIO:::



PRIMERA LECTURA
Dios consuela a su pueblo.
Del libro de Isaías 40, 1-11

“Consuelen, consuelen a mi pueblo, dice nuestro Dios. Hablen al corazón de Jerusalén y díganle a gritos que ya terminó el tiempo de su servidumbre y que ya ha satisfecho por sus iniquidades, porque ya ha recibido de manos del Señor castigo doble por todos sus pecados”.
Una voz clama: “Preparen el camino del Señor en el desierto, construyan en el páramo una calzada para nuestro Dios. Que todo valle se eleve, que todo monte y colina se rebajen; que lo torcido se enderece y lo escabroso se allane. Entonces se revelará la gloria del Señor y todos los hombres la verán”. Así ha hablado la boca del Señor.
Una voz dice: “¡Griten!”, y yo le respondo: “¿Qué debo gritar?”. “Todo hombre es como la hierba y su grandeza es como flor del campo. Se seca la hierba y la flor se marchita, pero la palabra de nuestro Dios permanece para siempre”. Sube a lo alto del monte, mensajero de buenas nuevas para Sion; alza con fuerza la voz, tú que anuncias noticias alegres a Jerusalén. Alza la voz y no temas; anuncia a los ciudadanos de Judá: “Aquí está tu Dios. Aquí llega el Señor, lleno de poder, el que con su brazo lo domina todo. El premio de su victoria lo acompaña y sus trofeos lo anteceden. Como pastor apacentará a su rebaño; llevará en sus brazos a los corderitos recién nacidos y atenderá solícito a sus madres”.


Palabra de Dios.
SALMO RESPONSORIAL
Del salmo 95
R/. Ya viene el Señor a renovar el mundo.
• Cantemos al Señor un nuevo canto; / que le cante al Señor toda la tierra; / cantemos al Señor y bendigámoslo, / proclamemos su amor día tras día. R/.
• Su grandeza anunciemos a los pueblos; / de nación en nación, sus maravillas. / “Reina el Señor”, digamos a los pueblos, / gobierna a las naciones con justicia. R/
• Alégrense los cielos y la tierra, / retumbe el mar y el mundo submarino. / Salten de gozo el campo y cuanto encierra, / manifiesten los bosques regocijo. R/.
• Regocíjese todo ante el Señor, / porque ya viene a gobernar el orbe. / Justicia y rectitud serán las normas / con las que rija a todas las naciones. R/.
EVANGELIO
Dios no quiere que se pierda uno sólo de los pequeños.
Del Evangelio según san Mateo 18, 12-14
En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “¿Qué les parece? Si un hombre tiene cien ovejas y se le pierde una, ¿acaso no deja las noventa y nueve en los montes, y se va a buscar a la que se le perdió? Y si llega a encontrarla, les aseguro que se alegrará más por ella que por las noventa y nueve que no se le perdieron. De igual modo, el Padre celestial no quiere que se pierda uno sólo de estos pequeños”.
Palabra del Señor

viernes, 7 de diciembre de 2018

⛪️BIENVENIDOS A LA SANTA MISA- 7 DE DICIEMBRE


PRIMERA LECTURA
En aquel día los ojos de los ciegos se abrirán.
Del libro de Isaías 29, 17-24
Esto dice el Señor: “¿Acaso no está el Líbano a punto de convertirse en un vergel y el vergel en un bosque?
Aquel día los sordos oirán las palabras de un libro; los ojos de los ciegos verán sin tinieblas ni oscuridad; los oprimidos volverán a alegrarse en el Señor y los pobres se gozarán en el Santo de Israel; porque ya no habrá opresores y los altaneros habrán sido exterminados. Serán aniquilados los que traman iniquidades, los que con sus palabras echan la culpa a los demás, los que tratan de enredar a los jueces y sin razón alguna hunden al justo”.
Esto dice a la casa de Jacob el Señor que rescató a Abrahán: “Ya no se avergonzará Jacob, ya no se demudará su rostro, porque al ver mis acciones en medio de los suyos, santificará mi nombre, santificará al Santo de Jacob y temerá al Dios de Israel. Los extraviados de espíritu entrarán en razón y los inconformes aceptarán la enseñanza”.
Palabra de Dios.
SALMO RESPONSORIAL
Del salmo 26
R/. El Señor es mi luz y mi salvación.
• El Señor es mi luz y mi salvación, / ¿a quién voy a tenerle miedo? / El Señor es la defensa de mi vida, / ¿quién podrá hacerme temblar? R/.
• Lo único que pido, lo único que busco / es vivir en la casa del Señor toda mi vida, / para disfrutar las bondades del Señor / y estar continuamente en su presencia. R/.
• La bondad del Señor espero ver / en esta misma vida. / Ármate de valor y fortaleza / y en el Señor confía. R/.
•Ya viene el Señor, nuestro Dios, con todo su poder para iluminar los ojos de sus hijos. R/.

EVANGELIO
Quedaron curados dos ciegos que creyeron en Jesús.
Del Evangelio según san Mateo 9, 27-31
Cuando Jesús salía de Cafarnaún, lo siguieron dos ciegos, que gritaban: “¡Hijo de David, compadécete de nosotros!”. Al entrar Jesús en la casa, se le acercaron los ciegos y Jesús les preguntó: “¿Creen que puedo hacerlo?”. Ellos le contestaron: “Sí, Señor”. Entonces les tocó los ojos, diciendo: “Que se haga en ustedes conforme a su fe”. Y se les abrieron los ojos. Jesús les advirtió severamente: “Que nadie lo sepa”. Pero ellos, al salir, divulgaron su fama por toda la región.
Palabra del Señor.