viernes, 13 de febrero de 2015

NUEVA ETAPA PARA LA FAMILIA PAULINA

La Familia Paulina ha recibido la noticia por estos días de la elección de su nuevo Superior General para el periodo 2015-2021.
Se trata del padre Valdir José de Castro quien nació el 14 de Febrero de 1961 en Brasil. Es hijo de Don Francisco Pereira de Castro (+) de origen portugués y de Terezinha Zuccolo de Castro de origen italiano. Tiene tres hermanos.

Ingresó a la Sociedad de San Pablo el 5 de Febrero de 1979, hizo su primera profesión religiosa el 11 de Febrero de 1981 y recibió su ordenación sacerdotal el 12 de Diciembre de 1987.
Terminados sus estudios de Licenciatura en Filosofía y de Teología, se especializó en espiritualidad entre los años 1991 al 1994; consiguió su Licenciatura en Comunicación en São Paulo (Brasil), en el 2004.
Durante su ministerio ha sido maestro de Filosofía (1988-1991), maestro de noviciado (1997-2000), Consejero y Vicario Provincial en su país natal.

En el 2004 el Estado brasilero lo responsabilizó del área de la infancia y la juventud. Entre los años 2006 al 2010 prestó su servicio como Superior Provincial de Argentina-Chile-Perú y junto con ello, asumió la presidencia del CIDEP (2008-2011). El 30 de Julio del 2012 fue nombrado Superior Provincial de Brasil y director de la FAPCOM (Facultad Paulina de Tecnología y Comunicación).

Y este acontecimiento, ¿qué le dice a la Familia Paulina que se encuentra en todo
el mundo? El padre Valdir, séptimo sucesor del beato Santiago Alberione, ha recibido la responsabilidad de procurar desde sus posibilidades que el espíritu paulino se conserve intacto y que los que hacemos parte de esta congregación “vivamos y demos a conocer a Jesucristo Camino, Verdad y Vida a los hombres de hoy con los medios de hoy”. Por eso, él como padre espiritual es un signo de unidad y de renacer en el carisma que nos identifica y que se ha de manifestar en la vida espiritual, en la vida comunitaria, en los estudios y en el apostolado que son el pilar de la formación paulina.

Que el nombramiento del padre Valdir -que como nota particular es el primer Superior General  no  italiano- no sólo nos invite a orar por él, para que el mismo Señor que le ha confiado esta tarea lo ilumine y fortalezca, sino que también anime nuestro espíritu para que crezcamos en amor por esta congregación de la que hacemos parte y en la que tenemos la incansable responsabilidad de multiplicar en nuestros días lo que Don Alberione impregnó en la Iglesia desde hace ya un poco más de 100 años con la ayuda y compañía de Dios que es en definitiva el que motiva todo nuestro quehacer.
Con razón decía nuestro beato Fundador decía:

…Siento el peso, ante Dios y ante los hombres, de la misión que me confió el
Señor, quien, si hubiera encontrado una persona más indigna e incapaz, la hubiera preferido. Sin embargo, ésta es para mí y para todos la garantía de que fue el Señor el que quiso obrar; así como el artista toma cualquier pincel, bien barato, en sus manos, y se pone a la obra, casi sin conocerla, aunque se trate de un bellísimo Jesús, Divino Maestro.

No permitamos que se apague la alegría del centenario de nuestra congregación,
que hace poco celebramos; acrecentémosla con un espíritu lleno de amor y de esperanza por esta nueva etapa a la que hemos llegado traídos por el Divino Maestro y confiados en que de su mano la labor del nuevo Superior General y la
nuestra será fecunda.

Cómo no encomendar en esta nueva etapa de la Familia Paulina a María Reina de
los Apóstoles y a san Pablo, nuestro padre, para que, con su intercesión y protección contínua, lleven al padre Valdir y a toda esta Familia Paulina al pleno cumplimiento de la voluntad de Dios y así ser fieles al espíritu recibido.


No hay comentarios:

Publicar un comentario