sábado, 18 de julio de 2015

REFLEXIONANDO CON EL EVANGELIO DEL DÍA



Reflexionando con el Evangelio del día.
Una vitamina para el alma, que nos hacer fortalecer cada día nuestro caminar, nuestro diario vivir.
El alimento de la Palabra es lo que mueve nuestro corazón para ser dóciles a la voluntad de Dios.
Jesús es el Mesías, Hijo del Padre, en cuanto es siervo de los hermanos. Él es el elegido, porque tiene su Espíritu. No es amigo de riñas, ni violento, sino el Pastor que está atento a las necesidades de las personas, a sus fragilidades e incertidumbres. 

Debemos aprender a luchar contra el mal, sin causar daño a alguien.

El mundo está metido en un círculo mortal. El mal causa mal. La violencia causa violencia. Una injusticia viene seguida de otra.  Se busca a quien empezó a golpear, pero no para perdonar, sino para rechazar. Nos movemos en el mismo círculo mortal.
Es increíble. De repente, apareció alguien en la historia de los seres humanos que rompió el círculo mortal, que tomó un camino totalmente nuevo, el camino de la remisión. Jesús contesta a los enemigos con la palabra del perdón. Su vida y su muerte revolucionaron al mundo; cada nueva generación tiene la opción: ¡violencia o renuncia a la violencia! ¡Perdón o venganza!



BOSMANS, Phil. Vitaminas para tu corazón. San Pablo, Caracas, 1990, p. 76

No hay comentarios:

Publicar un comentario