martes, 4 de agosto de 2015

EL ESPÍRITU SANTO ES EL PRIMER DON DE JESUCRISTO RESUCITADO

El Espíritu Santo es el primer don de Jesucristo resucitado

Después de la resurrección, Jesús se apareció a los apóstoles reunidos en el Cenáculo, les deseó tres veces la paz, sopló sobre ellos, exhaló sobre ellos comunicando el Espíritu Santo: “El Espíritu que les enviaré” (Cf. Jn 15, 26).

“Recibid el Espíritu Santo, a quienes les perdonéis los pecados les serán perdonados, a quienes se los retengáis les serán retenidos” (Cf Jn 20, 22-23).

San Pablo dice: “No deis ocasión al diablo” (Ef 4, 27), sino que el Espíritu habite en vosotros y domine vuestro íntimo: la mente, el corazón, la voluntad.
El pecado grave expulsa al Espíritu Santo del alma; el pecado venial que se repite bastante frecuente y conscientemente, impide la acción del Espíritu Santo en el alma, por lo cual el alma no camina en la santificación (APD 1963, 172).



FERRERO, G. Mauro. Un año con el Padre Alberione. San Pablo, Bogotá, 1997, p. 157

No hay comentarios:

Publicar un comentario