jueves, 13 de agosto de 2015

¿SOY CAPAZ DE PERDONAR?

¿Soy capaz de perdonar?

Hoy justamente el texto del evangelio nos habla del perdón. La venganza era una ley sagrada en todo el Antiguo Oriente y el perdón, humillante; pero para el cristiano sólo es válido el perdón. En la parábola que narra Jesús pronuncia la raíz más profunda de la vida comunitaria: la misericordia infinita de Dios nuestro Padre que siempre nos perdona por pura gracia. Quien ha experimentado la misericordia del Padre no puede andar calculando si tiene que perdonar o no a su hermano.
Nosotros como personas cristianas que somos, debemos buscar como estar bien con el prójimo, pero nos mata el orgullo y creemos que el perdonar es cosa de cobardes; hoy el Evangelio nos dice, acto de cobardía es el no querer perdonar. Si verdaderamente crees en un Dios clemente y misericordioso, debes aprender a perdonar para poder llegar a amar.
Nuestro mejor ejemplo para llegar a perdonar es Jesucristo; no es tan fácil de imaginar el dolor que debió sentir al saber que quienes más lo necesitaban eran quienes lo condenaban a morir, pero fue tan grande su amor para con nosotros que estando en la cruz sufriendo un enorme dolor fue capaz de pedir a Dios Padre perdón por sus verdugos; lo único que Jesús quería en ese momento era que recibiéramos la misericordia del Padre. Es una muestra clara para que nosotros sus hijos aprendamos la gran riqueza que tiene en nuestras vidas el perdón.

Es necesario que nos hagamos un examen de conciencia y nos preguntemos: ¿seré capaz de perdonar a mi hermano aunque el error cometido haya sido grande?, además de perdonar ¿podré ser justo con mi hermano?, ¿puedo eliminar todo resentimiento contra mi hermano? Así llegaremos a darnos cuenta si verdaderamente tenemos a Jesús como modelo del saber perdonar y amar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario