jueves, 6 de agosto de 2015

TRANSFIGURACIÓN DEL SEÑOR

La transfiguración de Cristo, primer anuncio de su pasión, expresa la realidad plena del hombre Jesús, rechazado y negado por los hombre, que se encamina a la cruz, pero que se manifiesta como totalmente otro: acogido por Dios y confirmado por Él: “Éste es mi Hijo amado; escúchenlo”.
La transfiguración, descrita por esplendor y luz plena, presenta la manifestación gloriosa de Dios en Jesús. Esta gloria que resplandece en el rostro de Cristo, resplandecerá al final sobre todos los elegidos. Pues ya no es Dios quien el que desciende hacia el hombre, sino el hombre quien asciende hacia Dios, para participar plenamente de su gloria.

No hay comentarios:

Publicar un comentario