jueves, 17 de septiembre de 2015

SEPTIEMBRE MES DE LA BIBLIA


"Llevad la palabra de Dios a los hombres de hoy con los medios de hoy"


El objetivo de toda la evangelización, la predicación y la catequesis es compartir, con Cristo, su misión salvadora a favor de la humanidad: “Salvar a los hombres para gloria del Padre”. Jesús resalta la importancia suprema de la salvación: “¿De qué le sirve al hombre ganar todo el mundo, si al final se pierde a sí mismo?” (Mt 16, 26). No se trata solo de liberar al hombre a nivel humano, sino de salvarlo; o sea, guiarlo a su destino supremo y eterno.

Jesús llamó a sus discípulos ─también los llama hoy─, para que estén con Él, vivan con Él, unidos a Él; y los envía para evangelizar y humanizar en su nombre. La presencia salvadora de Cristo está asegurada por su palabra que no pasa: “No teman: Yo estoy con ustedes todos los días hasta el fin del mundo” (Mt 28,20). Pero es necesario estar con Él para poder realizar su misión salvadora.

Una obra o actividad apostólica es la que tiene fuerza de salvación; que no consiste en lo que el discípulo hace y dice, sino lo que Jesús hace y dice mediante lo que vive, dice y hace el discípulo. “Sin mí no pueden hacer nada” (Jn 15, 5). “No serán ustedes los que hablen, sino el Espíritu de su Padre el que hablará por ustedes” (Mt 10, 20). “Apóstol es quien lleva a Cristo en su propia persona”

Beato Santiago Alberione
Fundador de la Familia Paulina

No hay comentarios:

Publicar un comentario