viernes, 12 de febrero de 2016

Cántale al Señor!


¡Aleluya!
¡Qué bueno es cantar a nuestro Dios,
qué agradable y merecida es su alabanza!

El Señor reconstruye a Jerusalén
y congrega a los dispersos de Israel;
sana a los que están afligidos
y les venda las heridas.

Salmo 147




No hay comentarios:

Publicar un comentario