lunes, 1 de febrero de 2016

Salmo 3


Pero tú, Señor, eres mi escudo y mi gloria,
tú mantienes alta mi cabeza.
Si grito, invocando al Señor,
él me escucha desde su monte santo.

Salmo 3




No hay comentarios:

Publicar un comentario