martes, 5 de abril de 2016

Alabemos a Dios



Toda música en general tiene poder, cuenta con los medios suficientes para mover y excitar de muy diversas maneras los afectos de los hombres. En el sentir y la experiencia de todos está la influencia grandísima que en nuestros ánimos ejerce la música, sea del género que sea, hasta el punto de disponernos de un modo muy sensible a unos afectos o a otros, alegres o tristes, buenos o malos, según el género y procedimientos musicales, según las circunstancias a que se unen.



No hay comentarios:

Publicar un comentario