miércoles, 20 de abril de 2016

Seamos misericordiosos


Amen a sus enemigos, hagan el bien y presten sin esperar nada en cambio. Entonces la recompensa de ustedes será grande y serán hijos del Altísimo, porque él es bueno con los desagradecidos y los malos.

Sean misericordiosos, como el Padre de ustedes es misericordioso.

Lc 6, 35-36



No hay comentarios:

Publicar un comentario