martes, 9 de agosto de 2016

NUESTRA MÚSICA CATÓLICA, NUESTRA IDENTIDAD DE CRISTIANOS



La música siempre se ha empleado como expresión de los sentimientos y aspiraciones de las personas. Tenemos así canciones que hablan de amor, amistad o de situaciones y experiencias de la vida. Asimismo, en la Iglesia católica también encontramos música que ayudan en la evangelización. Sin embargo, se debe diferenciar muy bien entre música católica basada en la doctrina de nuestra fe cristiana-católica, de aquella producidas por sectas ajenas a nuestra fe y que, algunas veces, utilizan para celebraciones litúrgicas o actividades pastorales de la Iglesia católica.


Y es que con el afán de poder mover corazones a través de un falso sentimentalismo, acudimos a canciones y música de iglesias protestantes que no van en correspondencia con la fe que profesamos, y es aquí donde reside el error. Lamentablemente, esta situación es frecuente en el sector joven de la Iglesia que, tratando de atraer a más jóvenes, hacen uso de cantos y música de tendencia protestante, al punto que ya han penetrado en las celebraciones litúrgicas.

Urge formación entre los ministerios de música y coros parroquiales para reafirmar nuestra identidad como cristianos católicos y así promover la belleza del canto y la música que nos regalen un mensaje de acuerdo con los lineamientos de la Iglesia católica.

Actualmente, son muchos los católicos que han respondido a la necesidad de crear un repertorio de música católica, aportando su talento a la evangelización, donando su voz y arte musical al servicio de la Iglesia, con cantos que sí corresponden a temáticas y situaciones acorde a nuestra doctrina católica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario