martes, 11 de diciembre de 2018

ūü§≤:::BIENVENIDOS AL REZO DEL SANTO ROSARIO:::



PRIMERA LECTURA
Dios consuela a su pueblo.
Del libro de Isaías 40, 1-11

“Consuelen, consuelen a mi pueblo, dice nuestro Dios. Hablen al coraz√≥n de Jerusal√©n y d√≠ganle a gritos que ya termin√≥ el tiempo de su servidumbre y que ya ha satisfecho por sus iniquidades, porque ya ha recibido de manos del Se√Īor castigo doble por todos sus pecados”.
Una voz clama: “Preparen el camino del Se√Īor en el desierto, construyan en el p√°ramo una calzada para nuestro Dios. Que todo valle se eleve, que todo monte y colina se rebajen; que lo torcido se enderece y lo escabroso se allane. Entonces se revelar√° la gloria del Se√Īor y todos los hombres la ver√°n”. As√≠ ha hablado la boca del Se√Īor.
Una voz dice: “¡Griten!”, y yo le respondo: “¿Qu√© debo gritar?”. “Todo hombre es como la hierba y su grandeza es como flor del campo. Se seca la hierba y la flor se marchita, pero la palabra de nuestro Dios permanece para siempre”. Sube a lo alto del monte, mensajero de buenas nuevas para Sion; alza con fuerza la voz, t√ļ que anuncias noticias alegres a Jerusal√©n. Alza la voz y no temas; anuncia a los ciudadanos de Jud√°: “Aqu√≠ est√° tu Dios. Aqu√≠ llega el Se√Īor, lleno de poder, el que con su brazo lo domina todo. El premio de su victoria lo acompa√Īa y sus trofeos lo anteceden. Como pastor apacentar√° a su reba√Īo; llevar√° en sus brazos a los corderitos reci√©n nacidos y atender√° sol√≠cito a sus madres”.


Palabra de Dios.
SALMO RESPONSORIAL
Del salmo 95
R/. Ya viene el Se√Īor a renovar el mundo.
• Cantemos al Se√Īor un nuevo canto; / que le cante al Se√Īor toda la tierra; / cantemos al Se√Īor y bendig√°moslo, / proclamemos su amor d√≠a tras d√≠a. R/.
• Su grandeza anunciemos a los pueblos; / de naci√≥n en naci√≥n, sus maravillas. / “Reina el Se√Īor”, digamos a los pueblos, / gobierna a las naciones con justicia. R/
• Al√©grense los cielos y la tierra, / retumbe el mar y el mundo submarino. / Salten de gozo el campo y cuanto encierra, / manifiesten los bosques regocijo. R/.
• Regoc√≠jese todo ante el Se√Īor, / porque ya viene a gobernar el orbe. / Justicia y rectitud ser√°n las normas / con las que rija a todas las naciones. R/.
EVANGELIO
Dios no quiere que se pierda uno s√≥lo de los peque√Īos.
Del Evangelio seg√ļn san Mateo 18, 12-14
En aquel tiempo, Jes√ļs dijo a sus disc√≠pulos: “¿Qu√© les parece? Si un hombre tiene cien ovejas y se le pierde una, ¿acaso no deja las noventa y nueve en los montes, y se va a buscar a la que se le perdi√≥? Y si llega a encontrarla, les aseguro que se alegrar√° m√°s por ella que por las noventa y nueve que no se le perdieron. De igual modo, el Padre celestial no quiere que se pierda uno s√≥lo de estos peque√Īos”.
Palabra del Se√Īor

No hay comentarios:

Publicar un comentario