jueves, 30 de mayo de 2019

SANTA MISA DIARIA - 30 DE MAYO DE 2019

PRIMERA LECTURA
Pablo se estableció en la casa de Áquila, trabajaba y predicaba en la sinagoga.
De los Hechos de los Apóstoles 18, 1-8
Pablo salió de Atenas y se fue a Corinto, donde se encontró con un judío llamado Áquila, originario del Ponto, que poco antes había llegado de Italia, junto con su esposa Priscila, debido a que el emperador Claudio había dado a todos los judíos la orden de salir de Roma. Pablo se les juntó, y como tenían el mismo oficio, se puso a trabajar con ellos. Su oficio era hacer carpas. Y todos los sábados enseñaba en la sinagoga y trataba de persuadir a judíos y a griegos. Cuando Silas y Timoteo llegaron de Macedonia, Pablo se consagró enteramente a la predicación sosteniendo ante los judíos que el Mesías que esperaban era Jesús. Como ellos le hacían oposición y lo insultaban, sacudiéndose el polvo de la ropa les dijo: “Ustedes se hacen responsables de lo que les ocurra. Yo soy inocente. De ahora en adelante me voy a los paganos”. Y retirándose de allí se fue a la casa de un hombre llamado Ticio Justo, que ya adoraba a Dios y cuya casa estaba contigua a la sinagoga. Precisamente Crispo, el jefe de la sinagoga, creyó en el Señor con toda su familia, y muchos corintios al oír esto creyeron también y recibieron el bautismo.
Palabra de Dios.
SALMO RESPONSORIAL
Del salmo 97
R/. El Señor se compadece de todas las naciones.
•Canten al Señor un cántico nuevo, porque ha hecho maravillas: su diestra le ha dado la victoria, su santo brazo. R/.
• El Señor da a conocer su victoria, revela a las naciones su justicia: se acordó de su misericordia y su fidelidad en favor de la casa de Israel. R/.
•Los confines de la tierra han contemplado la victoria de nuestro Dios. Aclama al Señor, tierra entera; griten, vitoreen, toquen. R/.
EVANGELIO
Estarán tristes, pero su tristeza se convertirá en alegría.
Del Evangelio según san Juan 16, 12-15
En la última cena, dijo Jesús a sus discípulos: “Dentro de poco ya no me verán. Pero esperen otro poco, y entonces podrán verme”. Algunos de los discípulos comentaban entre ellos: “¿Qué quiere decirnos con que dentro de poco ya no lo veremos, pero que esperemos otro poco, y entonces podremos verlo? ¿Y cuando dice que retorna al Padre? ¿Qué significa ese poco? No entendemos lo que dice”. Se dio cuenta Jesús de que querían preguntarle algo y les dijo: “¿Se preguntan qué quiero decir con que dentro de poco ya no me verán pero que esperen otro poco y entonces podrán verme? Les aseguro que van a llorar y a afligirse, mientras que el mundo va a alegrarse. Estarán tristes, pero su tristeza se convertirá en alegría”.
 Palabra del Señor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario