jueves, 6 de junio de 2019

SANTA MISA DIARIA - 06 DE JUNIO DE 2019

PRIMERA LECTURA
Ahora los dejo en manos deDios, que puede hacerlos crecer y alcanzar la herencia prometida.
De los Hechos de los Apóstoles 20, 28-38
En Mileto continuó Pablo diciendoa los presbíteros de la Iglesia: “Velen por ustedes y por todo el rebaño que el Espíritu Santo les ha puesto a pastorear como guardianes de la Iglesia de Dios, que Él adquirió con la sangre de su propio Hijo. Yo sé que después de mi partida se van a introducir entre ustedes lobos feroces, sin ningún miramiento por el rebaño; y de entre ustedes mismos saldrán hombres que con sus despropósitos tratarán de seducir a los discípulos para que los sigan. Por eso, estén alerta, y acuérdense de cómo durante tres años no cesé de día ni de noche de amonestar, con lágrimas en los ojos, a cada uno de ustedes. Ahora los encomiendo a Dios y a su amoroso designio, ya que Él tiene poder para construir este edificio y para darles parte en la herencia con todos los santos. No pedí a nadie plata ni oro ni ropa. Ustedes saben
que estas manos se ganaron lo que mis compañeros y yo necesitábamos. Y en toda ocasión les mostré cuánto hay que trabajar para socorrer a los débiles, recordando las palabras del Señor Jesús, que dijo: ‘Hay más dicha en dar que en recibir’”. Y diciendo esto dobló Pablo las rodillas junto con todos ellos e hizo oración. Todos prorrumpieron en abundante llanto y se le echaron al cuello y empezaron a besarlo, afligidos sobre todo por las palabras que había dicho, que ya no volverían a verlo. Y lo acompañaron hasta el barco.
Palabra de Dios.
SALMO RESPONSORIAL
salmo 67
R/. Ya están pisando nuestros piestus umbrales, Jerusalén.
• ¡Oh Dios!, despliega tu poder, tu poder, ¡oh Dios!, que actúa en favor nuestro. A tu templo de Jerusalén traigan los reyes su tributo. R/.
• Reyes de la tierra, canten a Dios, toquen para el Señor, que avanza por los cielos, los cielos antiquísimos, que lanza su voz, su voz poderosa: “Reconozcan el poder de Dios”. R/.
• Sobre Israel resplandece su majestad, y su poder, sobre las nubes. Desde el santuario Dios impone reverencia: es el Dios de Israel quien da fuerza y poder a su pueblo. R/.
EVANGELIO
Que sean uno como nosotros.
Del Evangelio según san Juan 17, 11b-19
En la última cena, levantando losojos al cielo, dijo Jesús: “Padre santo, ampara a mis discípulos, dándoles el mismo nombre que me diste a mí, para que sean uno como nosotros. Cuando yo estaba con ellos, los amparaba con ese mismo nombre, el nombre que me diste; así los protegí, y ninguno de ellos se perdió fuera del que nació para perderse, para que se cumpliera la Escritura. Pero ahora me voy a ti, y todavía en el mundo, digo estas cosas, para que tengan en sí mismos la plenitud de mi alegría. Yo les comuniqué tus palabras, y el mundo los odió, porque no pertenecen al mundo, como  o le pertenezco yo tampoco. No pido que los saques del mundo pero sí que los guardes del Maligno. Ellos no pertenecen al mundo, como no le pertenezco yo tampoco. Santifícalos con la verdad: tus palabras son la verdad. Como tú me enviaste al mundo, yo también los he enviado; y por ellos yo me santifico, para que también los santifique tu verdad”.
 Palabra del Señor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario